Ser circular

¿Hay algo que te conecte con la intención de tener un impacto positivo en nuestro planeta?

En marzo, tuve la oportunidad de hacer un viaje por el sur de México donde aprendí sobre la gestión del territorio con un enfoque de paisaje. Conversando con varias organizaciones de productores de cacao, café y cooperativas pesqueras, experimenté el concepto de la ‘tierra a la mesa’, donde el enfoque de su trabajo es mejorar las prácticas de producción a lo largo de la cadena de valor y conectar con oportunidades de mercados que oferten productos sostenibles. Este viaje me reconecto con eso que a mí me inspira, la conexión de la naturaleza con el bienestar de las personas. Me hizo preguntarme ¿qué más podemos hacer cada uno, desde nuestro lugar, para contribuir a la sostenibilidad? Y lo que les propongo es volver nuestro día a día, un camino circular.



Por cientos de años, nuestros hogares, lugares de trabajo, economías, modelos de producción y nuestro estilo de vida se ha construido en base a un modelo de pensamiento lineal. Este pensamiento lineal espera que haya una secuencia de pasos para terminar en un producto que por definición tiene un punto final cuando termina su vida útil y es el resultado de un modelo económico lineal, el cual rige en la actualidad (extraer materias primas - producir - usar - desechar).


Según el ‘circular gap report’ el modelo de economía lineal consume 100 billones de toneladas de materiales provenientes de la naturaleza al año y desecha más del 90%. Actualmente, solo el 8.6% de nuestro planeta es circular. Es decir que este pequeño porcentaje de materiales es el que vuelve a ser utilizado de alguna manera en nuestra economía. Más alarmante aún es que en los últimos cinco años (2016 – 2021) se han extraído medio trillón de toneladas de materiales naturales vírgenes que contribuyen directamente al fenómeno del cambio climático.


El concepto de circularidad surge como una alternativa al modelo lineal y una solución para la actual problemática ambiental. Plantea revalorizar los productos, materiales y recursos naturales para que se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, reduciendo al mínimo la generación de residuos y la continua extracción y uso de nuevos o más materiales.


Es necesario aplicar el concepto de circularidad a todas las escalas, desde acciones individuales hasta políticas internacionales que promuevan cambios sistémicos del actual modelo lineal. Las empresas y los gobiernos necesitan promover la transición hacia una economía circular facilitando que los consumidores tomen acciones circulares. Es así que los consumidores somos un actor clave en una economía circular porque somos corresponsables de extender la vida útil de los productos y materiales. Por esto, cada escala de acciones circulares juega un papel clave en construir un futuro circular.


Se estima que el 72% de las emisiones globales están vinculadas a bienes del hogar, productos y el consumo en general. Por esto, nuestras decisiones personales se convierten en el medio principal hacia un mundo más sostenible. De acuerdo con la iniciativa Start going Circular’, se puede evitar hasta un 90% del desecho de materiales y más del 50% de emisiones implementando un modelo económico circular.



¿Por qué es tan importante adoptar prácticas de circularidad a nivel personal? Porque las decisiones de nuestro día a día impactan directamente la oferta de productos que ofrecen las empresas e influencian a los gobiernos a promover políticas que contribuyan a la transición de las operaciones y cadenas de valor para recuperar o reusar recursos. Además, decisiones circulares se correlacionan con un estilo de vida más costo eficiente y a la larga consciente.


Las acciones circulares personales, empiezan por entender y aceptar la necesidad de un cambio. Ser consumidores conscientes empieza por hacernos preguntas. Por ejemplo, ¿de dónde viene mi comida? ¿De qué materiales está hecha la ropa que me pongo y dónde se produce? ¿Cuánta agua y energía uso y cuánta desperdicio?


Tomar decisiones circulares no implica que tengas que hacer sacrificios en tu estilo de vida, mas bien puede contribuir a que ahorres dinero y mejores tu calidad de vida mientras contribuyes a la sostenibilidad y conservación del planeta. De acuerdo con la iniciativa Start going Circular’, juntos podemos mitigar hasta el 52% de las emisiones de CO2 solo optando por opciones más circulares en tres áreas de nuestra vida: (1) alimentación, (2) compra de bienes del hogar y (3) evitar la moda rápida.



¿Cómo puedes tu empezar a adoptar la circularidad en tu día a día? Aquí te comparto algunas opciones:

  • Intenta una dieta balanceada con productos locales y de temporada. Planifica tus comidas para que puedas reducir al máximo el desperdicio de alimentos.

  • Evita comprar aquello que no necesitas, aplica para cosas del hogar o de uso personal como ropa y accesorios. Decir NO es clave a la hora de ser consumidores conscientes. Busca alternativas antes de comprar algo nuevo, tal vez alguien en tu familia te puede prestar lo que estas necesitando o puedes alquilarlo.

  • Reúsa tanto como puedas para extender el ciclo de vida de los productos y materiales que usas. Fomentas el reúso al reparar lo que se dañe en tu hogar, donar o vender aquello que ya no usas y gestionar residuos separando los materiales que no son basura.

  • Puedes influenciar los espacios locales y nacionales con tus decisiones promoviendo integrar la circularidad en las empresas y políticas.


Como decidas empezar puede ser diferente para cada persona, lo importante es que resuene contigo y se adapte a tu estilo de vida. Solo así empezamos a tomar responsabilidad de nuestras decisiones y acciones para realmente ser un cambio positivo para el planeta en el que vivimos.



Sobre la Autora

Daniela Carrión


Cofundadora de Nuna Lifestyle.

Economista y Máster en Ambiente y Desarrollo. Trabaja como gestora de proyectos en el campo de la cooperación internacional, en temas de ambiente y su vínculo con el desarrollo. Su trabajo la ha conectado con el cuidado del planeta y el propósito de vivir una vida más sustentable. Apasionada por temas de psicología, autocuidado y desarrollo personal. Cree que el primer paso para ser feliz es estar bien consigo misma.


Instagram: @dani_carrionj



227 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo