• Nuna Lifestyle

Migrantes climáticos: Las consecuencias invisibles del cambio climático

Actualizado: feb 20

Existe una alarmante preocupación a nivel local, regional y global, por el reciente incremento de los impactos climáticos ocasionados por la elevación de la temperatura promedio. Pérdidas económicas enormes se asocian a la intensificación de los fenómenos meteorológicos extremos como la elevación del nivel del mar, el aumento de las inundaciones o sequías, por mencionar algunos. Mientras que por el lado ambiental enfrentamos la pérdida de especies, incendios forestales y en particular la disminución de recursos naturales esenciales como el agua y suelo fértil, que son elementales para el futuro alimentario. Además, existen problemas de carácter humanitario, de los que se habla poco, como lo es la migración climática.


El origen de la migración climática es muy distinta al del resto de migraciones; no es ocasionada por problemas políticos, sociales o económicos. Esta migración tiene su origen en la degradación ambiental causada por el hombre desde la revolución industrial y en el uso insostenible de recursos naturales, a lo cual todos contribuimos. Las causas son varias. Se asocia directamente a la intensificación de fenómenos meteorológicos o indirectamente a menor productividad o escasez de agua, como lo que se ha evidenciado en los últimos 40 años.


Migraciones Climáticas en Bangladesh, 2017. Fotografía: AFP, Ojo al clima

La migración es un fenómeno complejo que trae consigo tensión política e impactos económicos en el país que recibe a los migrantes ocasionando que estas personas a menudo sean excluidas por la sociedad. El reto de los migrantes tampoco es fácil, porque son personas que dejan su hogar y se ven obligadas a adaptarse a un nuevo país, costumbres, cultura e incluso idioma.


Los migrantes climáticos a diferencia del resto de migrantes, migran porque son desplazados ambientales que han perdido su hogar y territorio debido a un fenómeno climático extremo o porque se vieron afectados gravemente por falta de acceso a recursos que ponía en riesgo su supervivencia.


Niño en área desértica. Fotografía: Sostenibilidad para todos

Las migraciones han comenzado a intensificarse a partir del 2008, año en el cual 36 millones de personas se desplazaron como consecuencia de los desastres naturales ocurridos. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC en inglés) prevé el desplazamiento forzado de aproximadamente 200 millones de personas para el 2050 por consecuencias climáticas. Mientras que el Banco Mundial, proyecta una migración climática de 143 millones de personas, provenientes de África en su mayoría, seguido por Asia y por América Latina.


Uno de los ejemplos más impactantes de migraciones climáticas que actualmente está ocurriendo, es el caso de “Las Islas del Pacifico ubicadas al norte de Australia. Los Estados Insulares de Kiribati, Papua New Guinea, Tuvalu y Vanuatu, al igual que las Maldivas y las Islas Marshall, ya se encuentran en alto riesgo y están prácticamente desapareciendo. Debido al aumento del nivel del mar, poblaciones enteras perderán su territorio, identidad y ciudadanía generando grandes vacíos sociales y culturales. Estas poblaciones deberán migrar y ser reubicadas en países como Nueva Zelanda o Australia. Sin embargo, se desconoce con exactitud cuántos países podrán recibir a los 75 millones de personas que migrarán de estas islas para el 2050 por consecuencia del cambio climático.


Islas del Pacífico. Fotografía: ACNUR

La falta de leyes, compromiso internacional y voluntad política, pone esta temática en rojo. Se requiere de atención urgente y sobre todo de conocimiento por parte de los ciudadanos. Hoy más que nunca, debemos buscar la justicia climática, apoyando el trato justo de las personas afectadas y evitando discriminar a los miles de migrantes climáticos que se avecinan.

La crisis humanitaria del cambio climático, en general se desconoce, por lo que se ha dejado de lado por años. Sin embargo, al ser ya una realidad, informarnos y ser parte de la solución es responsabilidad de todos.


¿Qué podemos hacer?

  1. Si quieres aprender más sobre migración climática, te recomendamos ver este video que explica el problema.

  2. Tomar consciencia del impacto de nuestras acciones es el primer paso para hacer cambios. Para esto, puedes medir tu huella de carbono. Aquí te dejamos una calculadora fácil de utilizar. Una vez que conoces tu huella, sé consciente del impacto ambiental que tienen tus decisiones y acciones para reducirlo.

  3. Empatía con aquellas personas que son o serán migrantes climáticos, para poder apoyarles dentro de nuestras posibilidades, contribuyendo a su adaptación.



Sobre la autora


Antonella Furlato

Abogada y Master en Ambiente, especialista en Cambio Climático. Ha trabajado como gestora de proyectos ambientales en temas de políticas de adaptación al cambio climático y gobernanza del agua en Latinoamérica. Actualmente trabaja en proyectos de seguridad alimentaria implementados en África Este.

Instagram: @afurlatocortez

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • Instagram