• Nuna Lifestyle

Las emociones ¿a tu favor o en tu contra?

Ver a mi mejor amiga y abrazarla después de ocho meses de aislamiento por la pandemia me llenó de alegría y al hacerlo descubrí lo que significa sonreír con los ojos ¿Alguna vez has sentido la alegría de abrazar a alguien al reencontrarse después de mucho tiempo? Dani Carrion

Vivía en Barcelona cuando me enteré de que mi abuela había fallecido y sentí un vacío en el estómago al despedirme de ella por teléfono. Es tan fuerte decir adiós a un ser querido a la distancia. ¿Has sentido esa sensación de vacío en el estómago después de una despedida? Diana Merino

Estas sensaciones se llaman emociones y están presentes en tu día a día. Se originan en una parte de nuestro cerebro, de acuerdo con la interpretación de experiencias que vivimos. Están relacionadas directamente a nuestros pensamientos y se sienten en nuestro cuerpo. Entender qué son las emociones nos ayuda a desarrollar nuestra capacidad de identificarlas y gestionarlas para que contribuyan a nuestro bienestar.

Las emociones se vinculan con tus pensamientos. Fotografía: Brain Stress - por Alpha Spirit - Getty images Pro

De acuerdo con la psicóloga Dominique Valencia, las emociones se originan cuando el cerebro llega a detectar sensaciones fisiológicas que se activan frente a diversas situaciones, a través del pensamiento. Gran parte de dicha información se procesa de forma inconsciente.

Las emociones tienen tres componentes: se generan de forma automática como reacción a un estímulo externo, por ejemplo cuando sientes miedo y tu respiración se acelera; cognitivas que se refiere a que se vinculan a pensamientos procesados de forma consciente o inconsciente por ejemplo asociado a una experiencia que te marcó cuando eras pequeño y; conductuales que se refiere a los cambios en el comportamiento, por ejemplo los gestos de la cara cuando somos sorprendidos o algo no nos gusta.

Las emociones tienen una función en nuestra vida. Se caracterizan por ser de corta duración y gran intensidad. Son como la señal de alerta, el SOS que tenemos los seres humanos para mostrarnos una necesidad que está insatisfecha y es necesario prestarle atención. Se dice que son mensajeras y por esto cumplen un rol esencial en nuestra salud mental y bienestar.

Existen diversos tipos de emociones. Las emociones positivas contribuyen a regular nuestro pensamiento, estimulan comportamientos positivos y potencian el sistema inmunológico. Por el contrario, las emociones negativas sesgan nuestra forma de actuar y vivir porque a menudo se vinculan con el sistema de creencias que cada persona tiene, y que guía la forma de comportarnos ante determinadas situaciones.

Existen muchos tipos de emociones. Fotografía: Face expressions painted rocks - por Leara - Getty Images Pro

Aprender a identificar nuestras emociones y gestionarlas se conoce como inteligencia emocional. Daniel Goleman, lo define como la capacidad de percibir los sentimientos propios y los de los demás, distinguir entre ellos y servirse de esta información para guiar el pensamiento y la conducta personal así como influir en quienes nos rodean. En el siglo XXI es una herramienta básica para nuestra salud mental al punto que ahora, esta capacidad es evaluada en procesos de selección para un trabajo o programa de estudios.

Más allá de esto, regular las emociones mejora nuestro bienestar y por ende la calidad de vida. Nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos y a la vez responder de mejor forma frente a eventos externos en lugar de reaccionar de manera automática. Pero, ¿cómo gestionarlas?

Aquí les compartimos dos herramientas prácticas que nos han ayudado en momentos de emociones intensas:

  1. Nombrar la emoción y concentrarse por un momento en qué parte del cuerpo se siente. Hacer una pequeña pausa hace la diferencia al momento de responder al estímulo externo.

  2. Practicar de atención plena o mindfulness. Te ayudan a enfocarte en el momento presente. Llevar la atención a tu respiración o los sentidos ayuda a bajar la intensidad de la emoción y con esto aclarar los pensamientos.

“No sabía cómo manejar un duelo. Al permitirme nombrar la emoción la pude aceptar y al sentirla en el cuerpo me ayudó a liberar mi ansiedad y responder a la situación de forma diferente“ Diana Merino.
“Practicar mindfulness me ha ayudado a tener claridad en momentos donde las emociones me superan, es como volver a mi centro por un momento para seguir” Daniela Carrión.
Gestionar tus emociones te libera. Fotografía: Feeling of freedom - por Sergay Chaiko- por Getty images

¿Sabías que las personas tenemos alrededor de 60.000 pensamientos al día, de los cuales solo somos conscientes del 2%? Si existe esta relación directa entre pensamientos y emociones, ¡cuán importante es aprender a gestionarlas! El tomar consciencia de que somos capaces de transformarlas es una forma de vivir el bienestar.


Sobre las autoras

Daniela Carrión Economista y Máster en Ambiente y Desarrollo. Trabaja como gestora de proyectos en el campo de la cooperación internacional, en temas de ambiente y su vínculo con el desarrollo. Su trabajo la ha conectado con el cuidado del planeta y el propósito de vivir una vida más sustentable. Apasionada por temas de psicología, autocuidado y desarrollo personal. Cree que el primer paso para ser feliz es estar bien consigo misma. Instagram: @dani_carrionj



Diana Merino

Comunicadora, Clown,  Máster Coach en Desarrollo Directivo e  Inteligencia Emocional. Posgrado en Dramaterapia. Certificada en Coaching por valores, Business NLP y Autocompasión. 

Acompaña a personas y a organizaciones a viajar de la razón al corazón desde la esencia de su niño interior.  Creadora de varias metodologías. Su filosofía es "Hacerle cosquillas a la vida" . Fan de los abrazos gratis y  activista de sonrisas. Life and Business Creative Mindset.

Instagram: @narizzdeboton

  • Facebook
  • Instagram