• Nuna Lifestyle

¿El manejo de desechos es tarea de todos?

El tercer sábado de cada septiembre es el Día Mundial de la Limpieza, y si bien la calle del frente de nuestras casas, parques, entre otros espacios públicos, seguro tienen mucho por limpiar, creo que es un buen momento para regresar a ver lo que está pasando casa adentro: ¿manejas tus desechos? ¿qué están haciendo tus vecinos? ¿qué está pasando con la gestión de la ciudad?


En Quito cada habitante genera 1.1 kg. de residuos sólidos por habitante al día, lo que da un promedio de 63.290 toneladas al mes, según datos del 2019. A partir de la emergencia sanitaria por COVID-19, esta cantidad aumentó considerablemente; es así, que en el relleno sanitario en el sector de El Inga se registró un incremento en los desechos del 40%, lo que ha acelerado su colapso. Se habla de que el modelo no es sostenible y que la ciudad necesita trabajar ya en reducir su producción de desechos e incentivar el reciclaje.


Relleno sanitario de Quito. Fotografía: EMGIRS

La situación que hoy vivimos demanda acción ciudadana urgente y por eso aquí quiero compartirles algunas experiencias e iniciativas que pueden inspirarles a tomar acción.


José Daza es un Ingeniero ambiental que vive en Tumbaco y que desde hace algunos meses está liderando el manejo de desechos de su conjunto. José ya venía manejando los desechos de su casa y al sentirse frustrado con el mal manejo a su alrededor empezó a conversar poco a poco con sus vecinos, hasta que llegó a involucrarse directamente con la directiva para proponerles hacer una gestión formal. Armó una presentación para enviar por WhatsApp donde, no solo explicaba cómo reciclar, sino también, cómo reducir y reutilizar. También utilizaba datos de la preocupante situación de la ciudad para generar consciencia. Es así, que llegaron a instalar tachos diferenciados, coordinaron con una recicladora que ya trabajaba en el barrio e incluyeron al reciclaje como parte del código del conjunto, no como algo obligatorio pero sí como una sugerencia. En su experiencia cuenta que “no te puedes meter de una en los hábitos de cada hogar, todo tiene que ver con un cambio cultural, es paso a paso” y su mayor satisfacción es ver que ya hay una reducción visible de los desechos que se producen semana a semana.

Por otro lado, el comité Pro-Mejoras del barrio González Suárez, Somos Barrio, tiene como uno de sus ejes prioritarios la gestión de residuos. Han sido ya tres años de trabajo entre pilotos, conversaciones y censos para entender las dinámicas y problemáticas del barrio, cuyo perímetro de gestión abarca 140 edificios, 38 viviendas y 97 locales comerciales. Al conversar con Fernanda Burneo, miembro del comité, quedé maravillada de entender la complejidad del proyecto que han trazado ya que su visión, entre otras cosas, es lograr que el barrio sea libre de plástico. La excelente organización del comité y el compromiso de decenas de vecinos que están liderando la gestión en sus edificios permitió que el pasado 6 de septiembre se firme un convenio con el Municipio de Quito para el manejo de residuos sólidos. De esta manera, la González Suárez pasa a formar parte de un circuito de recolección diferenciada de EMASEO en coordinación con el trabajo que ya hacen las recicladoras de base, quienes serán las primeras en recolectar los residuos de la zona. Además, se trabajará en la educación y comunicación a los residentes para que aprendan a separar y entregar correctamente sus desechos.

Convenio entre EMASEO, Secretaría de Ambiente y el Comité Pro-Mejoras. Fotografía: EMASEO

En mi caso, desde hace un par de años vengo poco a poco reduciendo mis desechos y reciclando. Pero no fue sino hasta la cuarentena que "se me metió el bichito" de hacerlo como un proyecto de edificio. Hubo tres factores claves que han hecho que las cosas funcionen: la primera, establecer una relación con las recicladores de base de mi calle. Nada como acercarse directamente a ellas para conocer su historia, entender su trabajo y coordinar la logística. Además, el tener un componte social ha hecho más fácil que los vecinos vean con otros ojos al reciclaje y se involucren. Segundo, venderle la idea a la directiva y a la administración para poder tener su apoyo en la comunicación y coordinación con los vecinos, guardias y el conserje. Finalmente, apoyarse en una comunidad que sepa guiarte; en este caso, fue justamente el comité Somos Barrio el que me acogió en su chat de WhatsApp, a pesar de que mi calle no está formalmente dentro de su perímetro de gestión. Con su ayuda he podido pulir ciertos procesos de lo que venimos haciendo. Actualmente, contamos con separación de tetrapak, latas, vidrio, plástico, papel y cartón, además de dos tachos adicionales, uno para los orgánicos y otro para lo que no se puede reciclar.


Clasificación de desechos Edificio Avenir. Fotografía: Daniela Álvarez

Hacernos responsables de nuestros desechos es una tarea urgente. Tan urgente, que ya no basta con solo hacerlo en nuestra casa, requiere de trabajar en comunidad, de involucrarse con las directivas y comités barriales. Se calcula que alrededor del 60% de los residuos sólidos provienen de nuestros hogares y eso nos da mucha responsabilidad, pero a la vez también nos da el poder para que las cosas cambien.


Si quieren conocer más sobre cómo separar sus residuos pueden descargarse el manual de ReciVeci.



Sobre la autora

Daniela Álvarez


Creadora de @nunalifestyle.

Comunicadora y MBA en Emprendimiento e Innovación. Actualmente se desempeña

como marketera y se define como fan de

las marcas con triple impacto. Cree en el

consumidor como agente de cambio.

Instagram: @danyalvarezy

  • Facebook
  • Instagram