Cinco maneras de aplicar el "mindful eating"

Actualizado: jun 24

El "mindful eating" consiste en estar presentes con todos nuestros sentidos a la hora de comer. La ventaja de poner el "mindful eating" en práctica constantemente es desarrollar la capacidad de elegir qué comer, cuándo comer y cuándo parar, y así disfrutar y conectar más con el momento de la comida y el sabor de los alimentos.


Fotografía: Pablo Merchan Montes

Sin embargo, comer con atención plena no siempre resulta realista para muchos de nosotros, especialmente en los días en los que nuestras agendas están hasta el tope. Por eso, aquí te presento cinco formas sencillas para poner en práctica el "mindful eating", incluso cuando nuestro tiempo es limitado.


  1. Conoce las señales de hambre de tu cuerpo y tómate un minuto para cerrar los ojos, hacer un par de respiraciones profundas y preguntarte: ¿De qué tengo hambre? (quizá de sabores nuevos, de compañía o simplemente estoy aburrido/a), ¿un olor me ha despertado el apetito?, ¿estoy comiendo por hábito, enojo, tristeza, rutina o aburrimiento?

  2. Cuando comas, intenta hacer conscientes al menos los primeros bocados: observa el aspecto, el olor, los sabores, la sensación en tu estómago y tus pensamientos cuando ingieres el alimento. Hacer esta pequeña pausa antes de empezar a comer incluso nos permite darnos la oportunidad de hacer conciencia sobre la procedencia de nuestros alimentos y agradecer a todas las personas, procesos e ingredientes involucrados en la comida que está en nuestro plato. Así hasta sabe más rico lo que vamos a comer.

  3. Pon atención al acto de comer. El "multitasking" es una receta para no poder escuchar profundamente las necesidades y deseos de nuestro cuerpo. Lo mejor es comer sentado y sin distracciones. Así te resultará mucho más fácil observar cómo se siente tu cuerpo. Además, podrás saborear y paladear cada uno de los ingredientes y hacer más placentero el momento de comer.

  4. Mastica bien tus alimentos. Disminuir la velocidad es una de las mejores formas de lograr que nuestra mente y nuestro estómago nos comuniquen lo que realmente necesitamos en términos de nutrición. El estómago nos envía su señal de saciedad unos 20 minutos después que el cerebro. Por eso, disminuir la velocidad a la que comemos le permite al estómago sintonizarse con el cerebro, lo que nos llevará a comer la cantidad correcta.

  5. Revisa tu relación con la comida: si tienes mala relación con la comida, pide ayuda profesional. Al mejorar esta relación tu salud se verá beneficiada también.


Fotografía: The Black Rabbit

Te invito a incorporar estos pasos de "mindful eating" y empezar a vivir con más atención e intención. Recuerda que el "mindful eating" es un proceso de autoconocimiento, así como un estilo de vida.



Sobre la autora

Ariane Elizalde


Nutrióloga registrada, cuenta con una maestría en Ciencias y Nutrición Clínica. Tiene su práctica privada llamada “The Joy of Healthy Eating” donde imparte talleres, webinars, entrevistas, colabora en publicaciones y realiza consultas privadas en línea. Su misión es ayudarte a establecer una nueva relación con los alimentos y a que adoptes un estilo de vida saludable.


Instagram: @arianee.rd

115 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo