¿Cómo regenerar el planeta con nuestro consumo?

Actualizado: 9 jun

“La comida y la medicina no son dos cosas diferentes; son la parte delantera y trasera de un cuerpo. Las verduras cultivadas químicamente se pueden comer como alimento; pero no pueden ser usados ​​para medicina.” La revolución de una brizna de paja, Masanobu Fukuoka.

Cada año el planeta pierde 75 billones de toneladas de suelo debido a la erosión causada principalmente por las prácticas agrícolas tradicionales y degenerativas. El nivel de cada nutriente en casi todos los tipos de alimentos ha caído entre un 10 y un 100%. En la actualidad, una persona necesitaría consumir el doble de carne, el triple de frutas y de cuatro a cinco veces más vegetales para obtener la misma cantidad de minerales y oligoelementos (sustancias minerales presentes en pequeñas cantidades, pero esenciales para el funcionamiento del cuerpo como el cobre, el yodo, el hierro, el flúor, el molibdeno, el cromo, el selenio, el boro, el manganeso y el cobalto) que estaban disponibles en esos mismos alimentos en 1940. El agotamiento de nutrientes se ha convertido en una crisis global. Se cree que entre un tercio y la mitad de la población mundial tiene una deficiencia crónica de minerales esenciales. En 2006, las Naciones Unidas creó una nueva categoría llamada “desnutrición tipo B”, que se define como una dieta adecuada en términos de cantidad de calorías y proteínas consumidas por un individuo, pero inadecuada en términos de minerales esenciales y otros nutrientes.

¿Qué podemos hacer como consumidores?

Lo primero y fundamental es cambiar nuestra mentalidad y la forma en la que tomamos nuestras decisiones, pasar de tomar decisiones lineales enfocadas en resolver un problema o satisfacer una necesidad a tomar decisiones holísticas basadas en la calidad de vida que quiero tener de acuerdo con mis valores y la calidad de planeta que quiero dejar a mis hijos y a las generaciones venideras.


Por lo tanto, si deseo obtener una calidad de vida que incluya salud, bienestar y un planeta sano, necesito entre otras cosas: alimentos altamente nutritivos, producidos mediante procesos amigables con el medio ambiente y mucho mejor si estos ayudan a recuperar el planeta. Entendiendo que hemos perdido una gran cantidad de nutrientes desde aproximadamente 1940, justamente cuando comenzamos una agricultura y ganadería industrial basada en altos insumos químicos y el uso indiscriminado de biocidas, es momento de preguntarnos ¿De dónde vienen mis alimentos? ¿Tienen estos todos los nutrientes necesarios para gozar de una vida saludable y para que mis hijos tengan un correcto desarrollo? La mejor manera de conocer de dónde vienen mis alimentos e inferir la calidad de estos, es a través de certificaciones que nos proporcionan información valiosa, pero en algunos casos son fácilmente vulneradas. Actualmente existe una certificación impulsada por el Instituto Savory , que verifica y certifica a predios regenerativos, estos se caracterizan principalmente por ser lugares con una exuberante diversidad de plantas, insectos y animales; contienen suelos con una gran capacidad de infiltración de agua y capturan más carbono ambiental del que sus procesos emiten.


¿Cómo se obtiene un certificado regenerativo?

Se pueden obtener mediante una verificación de resultados ecológicos llamada EOV (Ecological Outcome Verification) por sus siglas en inglés, lo que nos garantiza que la producción de un alimento de un campo regenerativo es altamente nutritivo, socialmente responsable y medioambientalmente regenerativo, la verificación avala mediante resultados medidos en campo y mediante resultados de laboratorio que las prácticas utilizadas están regenerando el suelo, la biodiversidad y los procesos ecosistémicos. Actualmente existen más de 1000 productos verificados a nivel mundial provenientes de empresas familiares, así como también de grandes referentes como Timberland, Burberry o New Balance.


Como consumidores tenemos una gran responsabilidad ya que nuestras decisiones pueden incentivar el consumo de un alimento y con este la degradación o la regeneración del planeta; por eso debemos informarnos, apoyar a las producciones orgánicas, agroecológicas y regenerativas, y exigir a los mercados alimentos más sanos, nutritivos y regenerativos. Por el momento Ecuador está iniciando el proceso para verificar predios y productos para la obtención de la certificación, pero podemos recomendar algunos productos regenerativos que nos han llamado la atención como es el caso del queso fresco “La Simona” (Pedernales – Ecuador) @ganaderialasimona, y los productos de la hacienda “San Sebastián” (Cotacachi – Ecuador) @regeneratio_manejoholistico.


¿Quieres más agricultores y ganaderos que produzcan de manera agroecológica, orgánica y regenerativa? Incentiva su producción con tu consumo.

Porque un suelo sano produce alimentos sanos, y por lo tanto animales, personas y un plantea sano.

Fuente: https://savory.global/land-to-market/eov/

Si quires saber más de agricultura y ganadería regenerativa te recomendamos los siguientes recursos:

Libros:

  • Manejo Holístico - Una revolución del sentido común para regenerar nuestro ambiente, Allan Savory, Jody Butterfield.

  • Dirt to soil, Gabe Brown

  • Por amor al suelo, Nicole Masters

  • Revolución en una brizna de paja, Masanobu Fukuoka


Sobre la autora

Alejandra Montenegro Vallejo


Ingeniera Agroindustrial

Especialista en Tecnología de los Alimentos

Cofundadora de Regeneratio Savory Hub Ecuador

Cofundadora y Líder del Proyecto Monte&Valle compostaje con bokashi

Cofundadora de Hacienda Regenerativa San Sebastián

Coautora de libros de matemáticas


Instagram: @alemontevalle

102 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo