• Nuna Lifestyle

¿Cómo despertar en los niños el interés por la comida sana?

¿Qué vamos a comer hoy?, ¡yo no quiero la sopa!, ¡en mi casa no me dicen nada si no como la ensalada! Escuchar estas frases fue mi entrada, plato fuerte y postre durante el tiempo que fui maestra de preescolar y acompañante de los pequeños a la hora de almuerzo.

Fotografía por Chris Benson vía Unsplash

Quienes hemos ejercido esta noble profesión, sabemos que en la escuela nos convertimos en las “mamis” de los pequeños, por lo tanto queremos lo mejor para ellos.


Muchos padres, por sus apretadas agendas, no siempre pueden profundizar sobre la importancia de comer sano. A raíz de la pandemia y el confinamiento, muchos han debido lidiar con la difícil tarea de lograr que un niño termine de comer sus verduras.

Mientras fui profesora pude evidenciar que los niños que se alimentaban con jugos naturales, frutas o vegetales y proteína durante el recreo, eran los que tenían un mejor desempeño, no sólo académico, sino también social. Fue fácil constatarlo al pasar con ellos alrededor de ocho horas diarias, de lunes a viernes.


Laura Guerrero, nutricionista experta en temas de alimentación infantil lo confirma: “El niño que base su dieta en una alimentación balanceada, con vitaminas y proteínas, va a tener un mejor rendimiento escolar y no sólo eso, también va a ser un niño mucho más activo y feliz”.

Fotografía por kazuend vía Unsplash

Laura indica que no se pueden dejar de lado los carbohidratos. Son necesarios debido al desgaste de energía que provoca jugar durante horas. “La papa, el arroz, las pastas e incluso el pan son buenas opciones para complementar un plato balanceado para el niño, siempre y cuando la ración sea pequeña”, explica.

Entonces, ¿cómo enseñar a un niño a comer sano? Jugando y experimentando nuevas vivencias, como llevarlo al campo o al jardín para sembrar una planta. Invitarlo a comprender la importancia de una alimentación basada en vegetales al ver los mismos crecer, florecer y finalmente cosecharlos.

Ser testigo de este lindo proceso será muy interesante, no sólo para el niño sino también para los adultos. Dalila Benavides, psicoterapeuta infantil enfatiza que los padres son los principales ídolos de los pequeños, predicar con el ejemplo es la mejor manera de lograr que ellos adopten nuevos hábitos a la hora de comer.


Además, aconseja cocinar con el niño, para que esté directamente involucrado en la elaboración de su comida y así no querrá perderse el resultado final. Laura Guerrero concuerda al sugerir la elaboración de postres caseros a base de frutas y vegetales. “Los niños son amantes de los dulces y no hay que prohibirles, siempre y cuando sean sanos”.

Fotografía por Hannah Tasker vía Unsplash

Te propongo algo: comencemos a crear buenos momentos alrededor de un plato saludable para que de esta manera la tan temida ensalada se convierta en la mejor aliada para grandes y chicos. Aprovechemos el tiempo en familia, sembremos juntos un árbol o nuestros vegetales; cocinemos juntos, cuidemos nuestra salud y mantengámonos activos. Seamos el ejemplo para la generación del mañana. Son ellos quienes a futuro cuidarán de este maravilloso planeta que es nuestro hogar.



Sobre la autora

Carolina Pontón


Periodista y docente de idiomas. 

Diplomada en Educación Inicial, Pedagogía y Docencia Virtual.

Amante de la lectura, los animales y la naturaleza. 

Creadora de la organización sin fines de lucro Huellitas que ayuda a animalitos de la calle y facilita la adopción de mascotas


Instagram: @carito_ponton1 @huellitas_uio

  • Facebook
  • Instagram