“Lo que sale de la tierra vuelve a la tierra”

Verde es vida, verde es aire, verde es agua, verde es paz, verde es libertad, verde es naturaleza. Cuánta falta nos hace el verde en nuestra vida, y cada vez que nos volvemos más urbanos la necesidad de conectarnos con la naturaleza se vuelve más intensa; es por ello que, en mi caso, disfruto tanto del deporte al aire libre.

Con esto en mente y con la idea de seguir vinculando el verde en mi vida, descifré mi siguiente proyecto. En mi casa contamos con un amplio espacio que hoy en día es solo tierra y que en su momento fue un productivo huerto, pero, ¿cómo hacer que vuelva a la vida? 

Hace poco conocí a Martín Maldonado, él se dedica a la creación de huertos orgánicos y trabaja especialmente con niños. Estoy segura que será de gran ayuda, no solo para mi nuevo huerto, sino también para que tu puedas hacer el tuyo en casa.

IMG_7885.JPG

La historia de cómo Martín se inició en esto es muy interesante ya que a sus veinte años tuvo una importante revelación; luego de despertar solo en una playa de Brasil, la propia naturaleza lo desafió a no dejarla de lado diciéndole: “¿Quieres esto? Esto puede quedarse, esto es tuyo, pero debes cuidarlo”.

A pesar de haber estudiado netamente Turismo, también adquirió conocimientos en agricultura por sus padres, gracias a los cuales pudo trabajar en proyectos de turismo agroecológico como el de Rio Muchacho en Manabí. Sin embargo, su vida tomó otro rumbo cuando hace 5 años se certificó como coach y decidió poner todo lo que sabe al servicio de los demás, en especial sus conocimientos en agricultura. “Ahora estoy haciendo lo que siempre quise hacer”, Martín realiza huertos orgánicos en colegios y guarderías. ¿Y por qué específicamente con niños? Pues porque hay que iniciar con estas generaciones e involucrarlos en la importancia de ser responsables con el medio ambiente, de cuidar la tierra y las raíces, que es de donde nace todo, ese núcleo donde germina la esperanza y fortaleza del verdadero verde.

IMG_7152.JPG

La mente y alma de un niño es un tesoro, y tal como en el crecimiento de una semilla su educación hacia una vida más sustentable se convierte en el propósito de cuidarse a si mismo y todo lo que le rodea. Para Martín es crucial crear en los niños un patrón positivo de convivencia con la naturaleza de una manera divertida y en libertad. Un niño que siembra, riega, cultiva y cosecha, es un niño que disfruta de generar vida y a la final aprende a comer sus verduras.

Estos huertos orgánicos, se basan en el principio de la permacultura, que viene a ser un diseño a favor de la naturaleza que une elementos de la vida al servicio de los demás, como el sol, el agua, aire, tierra, insectos, sombras de árboles, animales que comen y desechan, donde todo se recicla. Crear estos espacios de crecimiento que beneficien al individuo, la comunidad y el medio ambiente, se convierten en una terapia integral, pero principalmente emocional.

IMG_8826.JPG

El siguiente proyecto de Martín es trabajar de la mano con familias, generando experiencias a través de la creación de huertos orgánicos en los hogares. La idea es que cada casa cuente con su propio huerto y que cada miembro trabaje desde ahí con sus sueños más grandes, donde la famosa ley universal y analogía de la vida de que “cosechas lo que siembras”, se vuelva real. Continuar con esta terapia de compartir, de descargar tus cosas con la tierra y encontrar un espacio de transformación, paz y armonía, reciclándote a ti mismo.

Te puedes iniciar en este proceso con la creación de tu propio compost. Para ello, al final de la nota Martín nos indica como crearlo paso a paso. A partir del compost podremos utilizar el humus como abono para nuestras plantas, ya sean aromáticas, medicinales o bien comenzar con una pequeña caja de madera para cultivar tomates, pimientos, rábanos, entre otras verduras. Este proceso evolutivo nos inspirará a contar con más espacios para nuestro huerto y a generar más ideas para autoabastecernos de manera natural y ser responsables con el medio ambiente.

IMG_9584.JPG

Seguramente encontraremos mucha más información en internet para la creación de huertos orgánicos, pero debe venir acompañada de una guía profesional y qué mejor si ésta nos lleva a cuidarnos a nosotros mismos.

Te invito a que seamos más coherentes con lo que nos alimentamos y cómo crecemos con nuestro alrededor, manteniéndonos despiertos y atentos ante las condiciones y los recursos del planeta sin llegar a que se limiten. Tomemos lo que la tierra nos enseña, poniendo nuestras manos al servicio de ella.

Si buscas una asesoría en la creación de tu propio huerto orgánico sigue a Martín Maldonado en:

Natura: Huertos Orgánicos Educativos

Teléfono: +593 983147290

Email: martincoachbyb@gmail.com

Síguelo en Facebook: José Martín Maldonado Calisto o en Be Your Best Coaching

Instagram: @martin_maldonadoc

huertos organicos.jpg

Creación de tu propio compost

Para hacer un compost necesitas:

  1. Una bandeja plástica agujereada que permita estar aireada y ubicarla en un sitio abierto, preferiblemente con un poco de sombra o taparla con una tabla de madera que le de sombra y le proteja contra mucha agua.

  2. Luego los crudos y frescos que obtenemos de la cocina vamos ubicándolos en la bandeja. Por ejemplo cáscaras de plátano, huevo, cebolla, papa, café pasado, etcétera.

  3. No poner alimentos cocinados así como arroz, carnes y alimentos procesados. Empecemos creando una compostera vegana.

  4. Vamos a crear capas. Después de lo orgánico fresco, viene lo orgánico seco. Esto puede ser hojas, pasto, ramas o palitos de tu jardín.

  5. Para asegurarnos que no tengamos mosquitos se recomienda poner un poco de tierra encima. ¡Y listo! De la putrefacción de la fruta y verdura obtendrás el alimento ideal para las lombrices que convertirán todo eso en humus de lombriz, el mejor abono para todas las plantas.

  • Recomendación: No pongas tus desperdicios de orgánico fresco en fundas plásticas antes de llevarlo al compost, ya que todo sudará y creará moho, provocando la desnaturalización del proceso.

SOBRE LA AUTORA

Vero_72.jpg

Verónica Salgado

Quiteña entusiasta por el marketing, la comunicación y la gastronomía, decidió plantear sus objetivos profesionales fusionando estas tres pasiones. Actualmente se desempeña en el mundo del Marketing Gastronómico y como docente universitaria llevando la gastronomía a lo digital.

www.verosalgado.com / Instagram: @verosalgadoramirez