¿Cómo tener un armario más sustentable?

Como muchos, vengo de una abuela tejedora. Una abuela que apenas se enteraba de que un nuevo bebé estaba en camino ponía en marcha su lado de diseñadora. Empezaba a escoger colores, ver nuevos modelos para luego, con toda la información recolectada junto con la emoción y el amor que le brotaba, tejer algo para la nueva vida que estaba en camino.
Puedo decir que mis primeras prendas fueron tejidas por ella y la cosa no acaba ahí: cuando uno hace algo para alguien que quiere, nunca se acaban las ganas de querer dar más.
Aún guardo mis pequeñas botitas y pienso lo pequeño que era mi pie en ese tiempo. Si alguien me pidiera que las vendiese, no encontraría un precio.

Gorro tejido a mano. Foto cortesía: Andrea García/ Awak

Gorro tejido a mano. Foto cortesía: Andrea García/ Awak

Pues el tiempo corre y las formas de producción y adquisición igual, ya escribí hace un tiempo un artículo sobre la moda rápida y su impacto socio-ambiental. Ahora les hablaré de la moda lenta, que nació en respuesta al modo de producción masivo que ahora enfrentamos.

¿Qué significa adquirir una prenda? ¿La adquieres porque la necesitas o simplemente porque está bonita, porque quieres otro color o porque sientes que tu armario ya no está en tendencia?

Muchas veces compramos y desechamos grandes cantidades de ropa al año. Según la GuiaOngs, se estima que 300.000 toneladas de ropa van a la basura anualmente. La moda rápida, además de la explotación laboral y el impacto ambiental de su elaboración, también generan un problema de basura que se vuelve difícil de gestionar.

Una gran montaña de ropa en desuso en la IV Maratón de reciclaje textil creativo. Foto cortesía: Sala de prensa La Casa Encendida de Fundación Montemadrid - Madrid, España.

Una gran montaña de ropa en desuso en la IV Maratón de reciclaje textil creativo. Foto cortesía: Sala de prensa La Casa Encendida de Fundación Montemadrid - Madrid, España.

Por todas estas cosas, tener un armario más sustentable es algo que me ha motivado a hacer mis propias prendas. Así es como nació mi proyecto “Awak” de accesorios tejidos a mano. Siguiendo con la tradición de mi abuela, descubrí lo mucho que me gusta crear y elaborar la ropa que uso. En este mismo camino encontré a Ambar, alguien a quien le encanta la moda y, como todos, algún día fue presa de la moda rápida y la euforia de comprar.

Proceso de tejido de prendas. Foto Andrea García/Awak

Proceso de tejido de prendas. Foto Andrea García/Awak

Luego de darse cuenta del impacto que su modo de adquirir prendas estaba generando, empezó el proyecto “Sparta BeWarrior” donde da vida nueva a prendas que están a punto de ser desechadas. En su taller y junto a su máquina de coser, ella modifica las prendas y les añade su propio estilo. Algo que me encanta son los bordados que brindan un detalle especial.

Cuando conocí a Ambar me sentí muy cómoda con ella. Tiene una personalidad muy suave y abierta. “Sin duda, la sustentabilidad también es interna”, me decía. Es que el ser consciente con el entorno, comienza con la consciencia de uno mismo y de quienes están a nuestro alrededor.

En palabras de Ambar: “Es importante leer mucho y concienciar sobre el impacto que tienen las prendas que compramos. Obviamente es un proceso. Invitaría a las personas a conocer sobre las marcas que adquieren, así las decisiones podrían ir más allá del precio o la tendencia del momento. Empezaríamos a analizar qué tan responsable es cierta marca con el ambiente, con los desechos que genera, con sus trabajadores y demás. De seguro, con este ejercicio estamos distribuyendo los recursos más adecuadamente. Por otro lado, también es importante desechar adecuadamente las prendas que ya no se emplean. Podemos donarlas a quienes la necesitan, regalarlas para una segunda oportunidad, venderlas en mercado de pulgas, o intercambiarlas. Así, la huella de carbono de estas prendas se reduce y estoy segura que poco a poco este consumismo, se transformará en consumo responsable”.

La ropa es nuestra segunda piel, ¿qué podemos hacer para tener un armario más responsable?

1.- Cuando compres prendas nuevas, anda con un objetivo claro de lo que necesitas para que no termines comprando demás. Pregúntate si realmente vas a usar la prenda que estás a punto de adquirir.
2.- Clasifica la ropa que usas y la que no. Si una prenda tiene en tu armario seis meses sin utilizar es probable que no la vuelvas a usar. Puedes donarla o modificarla. Hay muchos tutoriales de Hazlo tú mismo en YouTube con los que puedes despertar tu creatividad.

3.- Si deseas comprar de una forma más responsable, hoy tenemos opciones como tiendas de segunda mano.

4.-  Pregúntate, ¿quién hizo mi ropa? Compra local y apoya a los artesanos que están detrás.

5.- Despierta tu creatividad y dale vida nueva a las prendas y objetos olvidados. Descubre nuevas habilidades. La emoción de ver algo hecho por tus manos es muy gratificante.

Sobre la autora

Andrea_72.jpg

Andrea García

Cantándole a la vida, tejiendo pensamientos, pintando sentimientos y danzando. Andrea es una artista quien reconoce al arte como una herramienta para cambiar al mundo y cambiarse uno mismo. Actualmente está al frente del proyecto de slow fashion “Awak”.

Instagram: @_andreinwonderland_ / @awak_crochethandmade