¡Basta de comer cuentos… Y que Dios nos libre de las salchichas!

maxresdefault.jpg

Hola, soy Mary The Wild. Hace poco me negaba a aceptar algo que hoy lo digo con una sonrisa, ¡soy súper novelera! Y lo he sido por mucho tiempo. Aliviada con la confesión quiero contarles el porqué. Hago yoga y pilates, también me hice la mesoterápia y masajes reductores. He probado la moringa, cúrcuma, maca y la kombucha.   Dejé las dietas por el “intuitive eating” y con ello boté todo lo procesado, cancerígeno, con GMO y transgénicos que había en mi refrigeradora y alacena. Es decir, adiós salchichas, embutidos y enlatados. Boté todo lo que tenga o venga con plástico y me da un infarto si veo que alguien calienta algo con plástico en el microondas. ¡Ni muerta tomo antibióticos! y la gente me ve con cara rara cuando les cuento que me curo de todo con cebolla y limón. Me volví una activista en contra de los cosméticos químicos que esconden los monstruosos parabenos.  En fin, podría aburrirles más con todas las nuevas y viejas prácticas que he adaptado, repito “por novelera”, por oír a mis amigas en un café sobre “ese” nuevo producto milagroso o por leer un artículo convincente en Facebook, pero prefiero ir al punto y contarles que, aunque en muchas de mis experiencias me ha ido excelente, en otras ¡casi me muero! 

Health Tips Channel

Health Tips Channel

Quiero explicarme bien, ser novelera no es del todo tan malo, me he divertido y me han funcionado muchísimas cosas. Estos dos años de desintoxicación, consciencia y consumo de productos naturales me ha hecho súper bien. El no consumir lácteos terminó con mis alergias constantes y las de mi hija, ya nunca tenemos gripe y siento como nuestro cuerpo es más fuerte y resistente ante toda amenaza de enfermedad. En general, todo este cambio de hábitos ha mejorado mi digestión, me despedí para siempre de mi gastritis crónica, bajé de peso, mi pelo brilla como el sol. En verdad, soy más feliz siguiendo esta tendencia de consumir cosas naturales y desintoxicar mis hábitos; me siento tranquila al darle a mis hijas productos sin químicos, ni conservantes dañinos, pero también me he topado con muchas mentiras y he llegado a poner en riesgo mi salud por guiarme solamente por consejos, recomendaciones y recetas mágicas que están en el internet sin ningún filtro.

videoblocks.com

videoblocks.com

Así llegué a un aceite “milagroso” del oriente que, casi me manda al hospital. Su “publicidad” muy llamativa, me proponía la idea de consumir mis suplementos de omegas de una fuente vegetal, debido a que la contaminación del mar hace que los omegas provenientes de los peces sean contraproducentes, por estar llenos de mercurio. Entonces, mi impulso novelero, compró este aceite. No iba a arriesgar mi salud llenando de mercurio mi cuerpo y ¡Dios mío! que no me falten mis omegas diarios, que eso sí es más grave. Mientras juraba que al tomarme mi cucharadita diaria de omegas estaba tomándome el elixir de la vida eterna, la juventud divina, la calidad de vida que me prometieron, comencé a sentir unos dolores crónicos en mi estómago. Eran tan fuertes que pensé que estaba embarazada y con contracciones. Fui al médico, y al enseñar el aceite me dijeron que, cualquier semilla, aceite o planta que no sea debidamente tratada para el consumo humano puede ser excesivamente tóxica. Seguramente ese aceite no tuvo el tratamiento adecuado y la semilla se volvió casi un veneno. Estaba tan intoxicada que tuvieron que hacerme un lavado de estómago del cuál, prefiero no acordarme. Mi lección, a partir de esta experiencia fue muy clara: la naturaleza es sabia y generosa, pero si no hay alguien que te diga qué y cómo consumir, puedes arriesgar tu salud… y tu economía.   

elbalconverde.com

elbalconverde.com

No es justo que lo natural tenga tantas buenas cosas y que se vea afectado por información engañosa que circula libremente por todos lados. Es hora de ser más responsables con la información que consumimos a diario y dejar de caer en trampas mediáticas, estrategias de publicidad (lo digo como una publicista frustrada) o en cuentos de gente que quiere seguidores en internet y escribe cualquier cosa sin investigación, fundamentos o responsabilidad. Lo grito como víctima y victimaria y con ganas de que esto empiece a cambiar.

Infórmate sobre qué productos sí funcionan, por qué funcionan y cómo usarlos de manera correcta... ¡Únete a vivir un nuevo estilo de vida con responsabilidad y seguridad!

SOBRE LA AUTORA

Mary The Wild.jpg

Mary The Wild

Publicista rebelada, cansada de comer cuentos y de inventarme historias. Tengo 31 años, soy madre de dos hermosas princesas y esposa de un príncipe azul que todavía no se acostumbra a mi estilo de vida, pero que poco a poco va descubriendo como su salud y su aspecto mejora con los hábitos naturales.

En el camino a convertirme en una fan de las tendencias fit, orgánicas y libres de químicos me dí cuenta que hay muchos productos falsos, alterados y engaños a manera de propuestas mágicas para mejorar nuestra salud. Entonces cree NATURISH, un espacio donde ofrezco productos naturales que he probado y estudiado con expertos, para garantizar que sean buenos y seguros.

Si quieren conocer más pueden seguirme en Facebook @MaryTheWild-Naturish o en Instagram @marywild.naturish .